Rodrigo F. Millán

Azulinado

Yo, soledad oscura y fría
Me enamoré, amada mía
Porque era la noche eterna
y tus ojos siempre eran de día

Yo, temeroso de la lluvia
Me enamoré, como nunca volveré a amar
Porque era un marinero en tierra
y tus ojos eran de mar

Yo, atormentado por mis muertos
Me enamoré, quemando el hielo
Porque vivía en eterno duelo
y tus ojos eran el cielo

Yo, sueño pasión esperanza
Me enamoré, para poner coto a la distancia
Porque soñaba con besar el horizonte
y tus ojos eran montañas en lontananza

Yo, acorazado lleno de espesura
Me enamoré, y fue la primera vez que sentí ser libre
Pero no hay cárcel más dura

que cuando el corazón apre(he)nde lo imposible

No hay comentarios:

Publicar un comentario