José María Garrido











EL JARDÍN

En mi jardín mientras soñaba
apenas sin dolor nacieron en la noche
siete notas musicales como el fuego
árboles perennes, herederos de la sed
los colores perfectos de la vida

Miré sus hojas inquietas, inquietantes
todas tan verdes y distintas
y nacieron  en mí nuevas preguntas
Y quise ponerle nombres
como Haydn hiciera con las bestias

En el placer, había nombres para todos los dioses
en el olimpo la sombra, la calma y la palabra.
en aquel bosque que crecía
 crecían paralelas las preguntas

Faltaba lo prohibido, el árbol de la duda
El bautismo poético, la danza.
Y me senté a esperar la tentación segura.
Cronos me miró y me dejo inmóvil.

Todo había pasado en un instante,
y crecían, los esclavos felices de la tierra
 mientras yo lloraba buscando en el polvo mi futuro,
no había duda.

La materia era la misma, pero ellos aún más fuertes
Ya estaba allí la envidia haciendo a la duda compañía.
Faltaban cinco muertes, cinco notas musicales en la escala.

Todos saciaban su sed en lo profundo
Y yo
jugaba con las horas muertas ya perdidas,
a alcanzar la eternidad sin comprenderla


EL CIPRÉS

Miré al ciprés
que en Silos crece como un soneto
buscando luz
y me vi, diminuto como un dios
reducido a polvo, solo a polvo

Soñé al ciprés
silbido agudo de la muerte,
puerta perdida y sin retorno
y se alargó su sombra
hasta acariciarme  su ceniza.

Miro al ciprés
y persigo su silencio seductor
que grita como un náufrago
a las puertas del abismo.

Se inclina ante mi ceguera
mientras llora sueños heridos de sed
y despierto, y me mira
callado y quieto vestido de silencio y luz



A estas horas

A estas horas
la senda que dejo es ya muy larga
la sombra de los años me persigue.
He olvidado
cuando empezaron a dolerme los recuerdos

Sé que había niebla,
era una niebla cálida pintada de colores

Y en ella me escondí
hasta cerrar los ojos a la vida

El mundo fue un juguete todo mío
con el que pasé las horas vivas
de una eterna infancia sin olvido

Jugar era parar el tiempo,
romperle las agujas al reloj
correr detrás de las palomas
o mover los vagones en la vía

Jugar era llegar a casa tarde,
empapado por la lluvia,
ver volar una cometa hasta las nubes
o hacer un muñeco de nieve en la estación
mientras pasaba el primer tren de la mañana

Aún conservo esa cometa,
la foto amarilla de la estación de piedra
o el sabor de los pasteles de mi madre.

  Era la vida, el tiempo sin roturas,
siempre ropa nueva
están oscuros los cristales,
no llueve, ya no hay dolor,
apenas queda llanto

Y mañana volverá otra vez el mismo sol,
la misma luz, y sin preguntas
la misma duda
sin que a nadie le duela la tristeza
                                            
Porque está rota la memoria
extendida en un pasado que no pasa
al margen del sol y de la sombra,

El tiempo se detiene en su ventana
mientras canta lamentos
que no olvida
sin mirar al horizonte que no existe

La abandonan las palabras
dejándola en lo oscuro de la cueva
atada la memoria
a un silencio que no oye.

No hay despertar y no hay mañana
el pasado se disuelve con la niebla
y la luz se difumina hecha jirones

A estas horas ya lejanas de la vida
no queda ni siquiera la esperanza de un eclipse

ni un oasis a la orilla del camino.

11 comentarios:

  1. SI NO HAY COMENTARIOS A LOS TRABAJOS PROPIOS, LA TERTULIA NO AVANZA
    ¿Y ENTONCES,, PARA QUE VALE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno José María. Yo creo que hay que dar tiempo a todo el mundo a que se acostumbre a esta nueva forma de publicar y comunicar, y poco a poco, con paciencia y perdiendole el miedo iremos entrando todos a comentar.

      Eliminar
    2. Me gusta el poema A estas horas, lo enviaría al certamen Soledad Escasi. Si ye parece a to claro.

      Eliminar
    3. Ten paciencia este medio acaba de incorporarse a la tertulia es novedoso.

      Eliminar
  2. JOSÉ MARÍA GARRIDO DE LA CRUZ nació en Ávila en 1953, si bien, ha permanecido una gran parte de su juventud en la Galicia profunda, Orense, donde estudia el Bachillerato, antes de la era autonómica,
    Discípulo de Laureano Prieto, Xoaquin Lourenzo, Xesus Ferro Couselo, y de Ramón Otero Pedrallo, conocidos puntales de la Generación Nos pronto nace en él. La afición por las letras.
    Posteriormente se licencia en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid.
    Ha recibido el XXI Premio Nacional SANTA, TERESA DE JESUS de la Diputación de Ávila y ha publicado artículos y relatos en distintas revistas y diarios de tirada nacional y actualmente participa de forma activa en la tertulia Gerardo Diego del Café de Oriente, y pertenece al Grupo de poesía del Círculo de Bellas Artes de Madrid.
    En su vocación literaria cabe también el teatro, el ensayo, la novela y la prosa poética.


    ResponderEliminar
  3. Hola José María.
    siento que tu demanda de comentarios a tus entradas no se vea correspondida con la misma ilusión que tu le pones a tu participación en este blog. Pero, en esto de los blogs la cosa suele ser asi. Te he enviado un escrito a tu correo explicando mi punto de vista sobre la participación y tal. Espero que lo leas y me digas que te parece. Hay que ser pacientes y esperar a que los poetas se animen y pierdan el miedo a este nuevo medio. Además, yo creo que nos cuesta trabajo comentar los textos de otros, siendo este un medio excelente para aprender unos de otros, teniendo en cuenta, como bien dices que el respeto es la base del entendimiento.
    Participo aquí en calidad de administrador de este blog, pero esto no me otorga ningún placet, si no el trbajo de tenerlo mas o menos, de acuerdo a mi experiencia en esto, que no creas que es mucha. Asi que de antemano, pido disculpas por los errores y fallos que pueda tener en este desempeño.
    En cuanto a tus escritos, una petición a nivel técnico: no le pongas ningún formato cuando escribas, porque tengo que intentar encajarlos y me resulta un tanto complicadillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, es comprensible, ahora bien, no pido comentarios a mis escritos, seria egoísta, sino que miro los delos otros participantes y no veo ninguno.
      por eso me resulta poco animado. Tendre que tener paciencia. Gracias de nuevo. En cuanto al formato no se como se pone ese formato que dices ni tampoco se quitalrlo.
      Un saludo JOSE MARIA

      Eliminar
  4. Hola buenas tardes, acabo de ver tu comentario y te doy las gracias por tus palabras, Entiendo que cada uno es libre de escribir, y comentar a quien quiera, pero tengo que puntualizar. Yo no miro mis escritos ni los comentarios a los mismos sino los de los demás, y los comentarios que les pueden hacer a ellos, y no hay. Si solo mirase los mios seria egoísta por mi parte. Lo que busco es cierto dinamismo en el blog

    Encuanto al formato no secomo se quita ni como se pone. Lo mando como está en el documento. Poro soy un analfabeto informatico.
    Muchas gracias. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Jose María, lo primero es darte mi enhorabuena por tu precioso poema "A estas horas", me parece de una nostalgia que toca el corazón y para mí solo los poemas que tocan el corazón, son los que perduran, muy bonito. También quiero decirte, que yo estaré encantada de que comentes mis poemas, hace relativamente muy poco que escribo y quiero aprender cada día mas, seguro que los comentarios me van a ayudar a seguir escribiendo cada vez con mas fuerza, te lo agradecería mucho, al igual que a otros compañeros que quieran hacérmelos, siempre dando las gracias por ello. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Maribel, el que empieza, nunca ignora, siempre progresa. Animo.voy aleeer tus poemas con atención y te cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias Jose Maria, estare impaciente esperando tu opinión

      Eliminar